MICRORELATOS SOBRE EL POEMA DEL MIO CID




La clase de 3º A ha realizado un concurso de microrelatos sobre el Poema del Mio Cid, estos son los participantes en dicho concurso. Entre todos tenemos que elegir un ganador, anímate y vota.








32 comentarios:

  1. Babieca, caballo del Cid
    Babieca fue el legendario caballo del Campeador, no era robusto, pesado y relativamente lento, como la gran mayoría de caballos destinados a la guerra, sino que era de gran agilidad y velocidad. Era norteafricano comprado por mil dinares.
    Ya había acabado la guerra, por lo menos ya para aquel legendario caballo, ya viejo y dispuesto a jubilarse, dejar los campos de batalla ensangrentados por las tranquilas praderas con otros caballos.
    Nunca había conocido ninguna yegua, solamente un borroso recuerdo de su madre. En ese establo conoció a la yegua que lo acompañaría durante sus últimos años de su vida. Era blanca con manchas marrones, de raza.
    Ya con los cuarenta años, el legendario caballo estaba en las últimas, tirado en el suelo al lado de la yegua que lo había acompañado estos últimos años y con los veterinarios. Cada vez era más lento sus latidos hasta que dejó de latir. Había acabado su gran historia, el legendario caballo del Cid.
    Jassón

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. I like it María

      Eliminar
    2. me gusta selena

      Eliminar
    3. Me gusta, Moisés

      Eliminar
    4. voto este, me parece original. Ariadna

      Eliminar
    5. Voto/ Fernando

      Eliminar
  2. Las espadas del Cid
    Hace mucho tiempo en la época de los vikingos, un herrero hizo dos espadas llamadas Tizona y Colada, para los hijos del rey, dos gemelos llamados Rodrigo y Cid. Al cabo de los años Rodrigo se alejó de su familia llevando consigo su espada; Colada.
    Al Cid le proclamaron rey y le dieron a Tizona su espada, de repente sonó la campana avisando de que estaban atacando el reino. En el fragor de la batalla el Cid se encuentra con el rey enemigo, que resultó ser Rodrigo. Lucharon unos segundo hasta que las dos espadas se escaparon de las manos de sus dueños y se unieron en una sola espada, clavándose en una roca sin que nadie pudiera sacarla, y allí permaneció durante mucho tiempo.
    Javier

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. voto este Isma.

      Eliminar
    2. Me gusta, Moisés

      Eliminar
    3. Voto este, me gusta :) Diego.

      Eliminar
    4. Voto este,Melanie.

      Eliminar
  3. Babieca, y la amistad
    Babieca fue el caballo del Cid, pero antes de ello era un caballo muy aclamado, muchos lo querían por su agilidad y su velocidad sobrenatural. Pero era un caballo muy difícil de domar, tenía que serlo ya que provenía de las hostiles tierras del norte de África; y además él era muy selectivo, a todo el que le montaba, lo tiraba. Por mucho que pagasen por él, no dejaba, no dejaba montarse. Hasta que llego Rodrigo, con sus mil dinares; Babieca corrió hacia él para patearlo, pero el Campeador se quedó inmóvil, no mostró miedo alguno. Babieca se impresionó tanto que se detuvo y miró fijamente el hombre, se acercó y se inclinó, le dejó montar.
    A partir de ahí empezó una amistad de oro.
    María

    ResponderEliminar
  4. La Visita del demonio
    Cuando despertó, descubrió, horrorizado, que no podía mover su cuerpo y sintió como una presencia oscura invadía su habitación y lo presionaba fuertemente contra la cama.
    Nervioso, intentó gritar, pero no pudo, su boca no se movía; intentó pararse y salir corriendo, pero tampoco pudo, su cuerpo no respondía, así que trató de calmarse; sin embargo, justo en ese momento, del armario salió una sombra oscura que se acercó a él lentamente y se posó sobre su pecho. Al verla, se desesperó aún más y, traumatizado, intentó cerrar los ojos para no ver como era atacado por esa misteriosa entidad; pero, al igual que todo su cuerpo, sus párpados no respondieron, y no le quedó más remedio que mirar fijamente a lo que acechaba. Sin embargo, al hacerlo, se dio cuenta de que no había ninguna sombra en la habitación, ni que ninguna fuerza oscura lo presionaba contra la cama porque podía moverse libremente.
    Asustado por lo que acababa de vivir, se paró a pensar y se dio cuenta que podría haber sido el Cid, cogió su ordenador para investigar lo que le había sucedido y efectivamente, la sombra aquella a la que él tanto temía, era el Cid.
    Ariadna

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Voto Esta Judit

      Eliminar
    2. buenas señorita ariadna voto a este relato porque me gusta,Ruth

      Eliminar
  5. El Cid: Un día en el museo.
    Era un estupendo día de verano y un padre y su hijo de 4 años, que estaban de vacaciones en la ciudad de Burgos, fueron a visitar el museo.

    Dando vueltas pasaron por delante de una espada, el niño se paró y se quedó mirándola.-¿Qué te pasa, hijo?- Preguntó el padre.
    -Mira eso, papá- Dijo el niño entusiasmado.
    -Esa es Tizona, una de las espadas del Cid Campeador.
    -¿Quién es ese?-
    -La historia cuenta que por el año 1082 el Cid Campeador fue desterrado de Castilla por el rey Alfonso VI. Para recuperar la confianza del monarca Don Rodrigo Díaz de Vivar decidió reclutar un ejército y recuperar las tierras conquistadas por los musulmanes. Cuentan que era una persona muy justa, repartía el botín a partes iguales entre todos los soldados. Y así, batalla a batalla y con la confianza de un gran ejército consiguió recuperar la confianza del rey.
    -¿Y qué pasó luego?- Pregunto el niño maravillado por lo que le estaba contando su padre.
    -El Cid volvió a ser desterrado. Entonces decidió conquistar Valencia. Esa fue, hijo mío, una de las batallas mas importantes de la historia de España. El Cid estuvo bastante tiempo planeando esa batalla hasta que, en 1094, tomó posesión de Valencia titulándose “Príncipe Rodrigo el Campeador”. Y así es como el Cid recuperó la confianza de Alfonso VI definitivamente.

    El niño se le quedó mirando impresionado de la historia que su padre acababa de contarle.
    -¿Te ha gustado la historia?-
    -Si, mucho-
    -Vamos a seguir dando una vuelta.

    Poco después, en la tienda de regalos, el padre decidió comprarle a su hijo un recuerdo de aquel día. Una réplica de Tizona, una de las espadas de Don Rodrigo Díaz de Vivar, el Cid Campeador.
    Agustín

    ResponderEliminar
  6. LA MALDICIÓN DE TIZONA
    Al fallecer Rodrigo Díaz de Vivar, su espada, tras cada batalla ganada, aumentaba su poder. La había forjado un herrero llamado Tizón natural de Villadiego, un pueblo de Burgos y le atribuyó poderes, pues tenía conocimientos de magia.
    Al enterarse su esposa, Jimena Gómez, de la muerte de su marido, buscó la más profunda cueva de la comarca de Burgos para esconderla y que nadie encontrara esa espada y le diera un mal uso.
    Pero esto llegó rápidamente a oídos del conde de Cabrillanes , en la comarca de Babia. Este conde era el más avaricioso de la zona y sólo quería ser superior al Cid Campeador.
    Él y sus soldados buscaron la espada durante varias semanas hasta encontrarla en una gruta en la zona de Arlanza.
    A lo lejos, un rayo de luna iluminaba la espada del Cid. Cegado por su codicia, el conde agarró la espada, pero debido al poder que tenía, sus manos se marchitaron hasta separarse de su cuerpo y la espada se quedó para siempre en la cueva de la que nunca debía haber salido.
    ALBERTO

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. voto este Isma.

      Eliminar
    2. me ha gustado mucho su argumento anónimo

      Eliminar
  7. Amor a destiempo
    El Cid aparte de ser un gran estratega y guerrero, era una persona que cuando no estaba en el campo de batalla, cantaba para limpiar su conciencia ya que comenzaba a volverse loco por la cantidad de muertes que había provocado. Había una chica que siempre le contemplaba cuando cantaba, ya que el canto del Mio Cid seducía el alma de la chica. Esa chica se llamaba Jimena, estaba enamorada hasta los huesos del señor. Tras un arrebato de valor, Jimena le pidió un cita al Cid, el señor aceptó con cierta desconfianza por otros amores que no fueron correspondidos. A medida que la cita avanzaba, ellos se conocen y se empiezan a enamorar mutuamente. Se desvelaron dos secretos comprometedores. Jimena podía viajar en el tiempo tan solo pensando el lugar y la fecha de su destino y el Cid tenía el don de poder ver espíritus, especialmente los de sus rivales fallecidos.
    Entonces en ese momento Jimena y el Cid hicieron un pacto, si Jimena llevaba a el Cid al pasado, podría evitar que sea un maravilloso guerrero, podrían vivir juntos y quererse con locura hasta el fin de sus días. Finalmente, Jimena acepta y retrocede en el tiempo para vivir locas aventuras por amor.
    Luz

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. me gusta Ariadna.

      Eliminar
    2. voto este, Daniela



      Eliminar
    3. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

      Eliminar
  8. La valerosa Colada.

    Dice la leyenda que la valerosa espada de Rodrigo Díaz de Vivar, Colada, la que atemorizaba a todo aquel que se oponía a un valeroso guerrero, después de la primera batalla posterior a la muerte de su dueño, se partirá en dos y yacerá en el suelo. Así se cumplió, un año después de la muerte del Cid Campeador, en una de las batallas que habían en esa época, la empuñaba Diego Gómez, un noble y valeroso caballero. Al finalizar el encuentro, el arma se rompió en dos y cayó en el suelo. El caballero, apenado, decidió enterrarla junto a su antiguo dueño. Cuando llegó a la tumba donde yacía el Cid, hizo un hoyo al lado y la enterró. Se cuenta que esa noche el caballero se le apareció a Diego en sueños, dándole las gracias por haber empuñado su espada una vez más ya que él no podía.

    Moisés

    ResponderEliminar
  9. La historia no conocida
    Bien conocida es la historia
    de nuestro amo el Mio Cid
    mas la de sus fieles compañeras,
    no fue así.
    Nosotras somos Tizona y Colada,
    compañeras desde nuestro forjamiento,
    siempre empuñadas por las manos
    de nuestro amo corpulento.
    Avanzando a cada momento
    mareada quedaba Colada,
    mas Tizona y Babieca
    ni un momento callaban.
    Lucha tras lucha de más platicaban
    mientras que Colada mareada
    ni una palabra alzaba.
    En la guerra,
    muchos golpes nos daban
    y cicatrices nos quedaban
    pero nadie nos paraba
    por que nuestro amo nos acompañaba.
    Aquí no terminan nuestras hazañas,
    nuestra historia es más larga
    mas la tinta se nos acaba
    y Babieca está cansada.
    Lidia

    ResponderEliminar
  10. La espada del Cid ( TIZONA )
    En un camino no muy lejos de donde vivía el Cid, se encontró algo muy brillante, se acercó al verlo.
    Se había quedado anonadado al ver una espada muy brillante, él no sabía qué hacer, pensó, pensó, y pensó hasta que encontró la solución, decidió quedársela y ver como sería la vida junto a una espada.
    Mientras iba caminando, él iba pensando en un nombre para la espada, probó muchos nombres y nada hasta que se le ocurrió el nombre de Tizona, ese nombre le encantó y dijo: Te pondré este nombre al fin y al cabo solo lo sabré yo.
    Él y su espada habían vivido muchas cosas juntos, estuvieron los dos ahí en las luchas, pero ninguno se separaba del otro.
    Melani

    ResponderEliminar
  11. “EL CANTAR DEL MIO CID”
    El Cantar de mio Cid es un cantar de gesta anónimo que relata hazañas heroicas inspiradas libremente en los últimos años de la vida del caballero castellano Rodrigo Díaz el Campeador,trata de la primera obra narrativa extensa de la literatura española y el único cantar épico de la misma conservado casi completo. Es una obra maestra por estructura, personajes y estilo e inaugura, como rasgo propio de la literatura castellana y ya en su mismo origen, el sello del Realismo. El poema consta de 3735 versos de extensión variable, aunque predominan los de catorce a dieciséis sílabas métricas, divididos en dos hemistiquios separados por cesura. La longitud de cada hemistiquio es normalmente de tres a once sílabas, y se considera unidad mínima de la prosodia del Cantar. Sus versos no se agrupan en estrofas, sino en tiradas; cada una es una serie sin número fijo de versos con una sola y misma rima asonante. El Cantar se divide en tres partes:
    1. El Cantar del Destierro narra cómo el Cid es injustamente desterrado de Castilla por el rey Alfonso VI. Antes de marchar, deja a su mujer e hijas en el Monasterio de Cardeña. Para mantener a su pequeño ejército, su lugarteniente Martín Antolínez consigue dinero de manera más o menos fraudulenta de los judíos. Se encamina hacia la frontera de Castilla y establecen su plan para derrotar a los moros.
    2. El Cantar de las Bodas narra cómo el Cid marcha sobre Valencia logrando colocar su estandarte en el alcázar. El rey le concede el permiso para que su familia se reúna con él. Los Infantes de Carrión, atraídos por la riqueza del Cid, piden a sus hijas, Elvira y Sol en matrimonio.
    3. El Cantar de la Afrenta de Corpes narra cómo los infantes, para vengarse de los insultos de los hombres del Cid, se muestran cobardes y brutales agrediendo a sus esposas en el robledo de Corpes a su regreso a Castilla. El Cid demanda venganza a Alfonso VI quien convoca las Cortes de Toledo. Los infantes son vencidos en un duelo y las hijas del Cid se vuelven a casar con los Infantes de Navarra y Aragón. El Cid muere en Valencia cubierto de gloria.
    Esmeralda

    ResponderEliminar

Hola, gracias por aportar tu comentario en el Club de Lectura "Los amigos de Leo". Te rogamos que te expreses y que respetes las opiniones de los demás al dejar las tuyas.